Viajar en avión con niños pequeños

Me gustaría compartir con vosotros nuestra experiencia viajando en avión con un niño de dos años.

 
Hace tres semanas que viajamos a Disneyland París, era nuestro primer vuelo con Tití, y la experiencia, en general, ha sido buena.
 
Comentaros que viajamos con Vueling y la verdad es que tratan genial a los niños, conocen las necesidades que tienen los pequeños, que hacen que disfrutes más del vuelo.
 
Es su página web podéis encontrar una serie de consejos que conviene que conozcáis antes de volar:
 
 
Cuando planificamos el viaje decidimos que no queríamos cargarnos de maletas, así que llevábamos lo justo y necesario: una maleta grande para facturar y el carrito. De equipaje de mano: una mochila para utilizar de diario, una maleta pequeña y una bolsa de carrito donde llevábamos las cosas de Tití. 
Tenemos la costumbre de llevar una muda de ropa para cada uno en el equipaje de mano, más que nada por si se pierde la maleta facturada.
 
Es cierto que cuando ya los peques comen de todo, no solo purés, y encima ya no usan pañales, pues es mucho más sencillo viajar, Tití comió lo que nosotros en los restaurantes de Disneyland y los baños de allí están adaptados para ellos. Para conocer más sobre nuestra experiencia allí, pedes seguir leyendo aquí:
 
 
Llegamos al aeropuerto de Sevilla, facturamos la maleta grande y nos fuimos al control de seguridad con las demás y el carrito. El carrito hay que plegarlo para pasarlo por el control. Llevábamos en la mochila algo de comida para Tití y no hubo problemas en pasarla, cierto que estaba todo envasado, nada de comida preparada: galletas, zumo, leche y la botella de agua, eso fue lo único que analizaron.
 
Nos fuimos a la puerta de embarque cuando quedaban 40 minutos para embarcar y allí esperamos, debéis saber que cuando viajas con niños pequeños tenéis prioridad. El carrito se lo dimos plegado a las azafatas que están justo a la entrada del avión, allí ya se encargan de bajarlo a la bodega. Cuando llegamos a París, lo encontramos en la cinta con el resto de maletas. Si podéis haceros con una eslinga o cinta para dejar el carrito bien plegado, son económicas y las podréis encontrar en cualquier “Todo a Cien”.
 
Es importante si viajáis dos adultos y un niño, que el pequeño se siente en el asiento central o en el de la ventanilla, a Tití le encantó mirar por ella para ver las nubes y las ciudades pequeñitas.
 
Nuestro vuelo salió a las 6:30h de la madrugada, así que Tití pasó la mayor parte del tiempo dormido. Cuando despertó, teníamos preparadas varios juegos para él, así que las dos horas de vuelo se pasaron rápido.
 
En esta otra entrada podéis ver las actividades que realizamos y coger ideas, ya sea para viajar en avión o en cualquier otro medio de transporte: 
 
 
 
Teníamos preparado este diploma en el que consta el primer viaje de nuestro pequeño Tití. Lo descargamos de la página web de Vueling y lo llevamos plastificado, para que no se rompiera en el viaje. Le pedí a una de las azafatas de vuelo si podían dárselo a Tití durante el vuelo, para que tuviese ese recuerdo, y así fue, es más, nos lo dieron firmado por toda la tripulación, fue un detalle por su parte, si nos estáis leyendo, muchísimas gracias de nuevo. 
 
Podéis encontrarlo aquí: DIPLOMA
 
Espero que os guste nuestra experiencia y os anime a viajar con los peques en avión.
 
Un saludo!
 
Si te gustó... ¡Comparte! Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

1 comentario

  1. […] si queréis saber más de nuestro primer viaje en avión con Tití, podéis seguir leyendo aquí: Viajar en avión con niños pequeños Un saludo! Sin comentarios […]

Deja un comentario