Disfraz de Lobo Feroz para niños, paso a paso DIY

Han pasado pocos días desde Halloween y hoy os quiero enseñar como pasó Tití por un día a ser un temible y achuchable LOBO FEROZ!!!! Aaaauuu!!!

 
 
Lo primero que hice fue preguntarle a Tití de qué se quería disfrazar, le expliqué que debía ser de algo que diese miedo, y aunque le propuse disfrazarse de fantasma (le gusta mucho echarse un trapo por la cabeza e ir dando sustos por la casa), me sorprendió diciendo que quería ser el Lobo Feroz.
 
Realmente tiene su lógica, le encanta el cuento de “Los Tres Cerditos y el Lobo Feroz” y le da muchísimo miedo el lobo, cuando aparece en el cuento siempre se esconde, así que para Tití, el lobo feroz es lo que más miedo da del universo.
 
Teniendo claro el motivo del disfraz, realicé un boceto, quería que fuera algo fácil de poner y quitar, pues lo llevaría a la guardería, así que opté por tunear un chándal.
 

 

Los materiales que necesité fueron los siguientes:
 
– Sudadera con capucha gris
– Pantalón de chándal gris
– Camiseta gris
– Medio metro de tela de pelo gris (de un tono que haga contraste con el chándal, yo la compré en las Galerías  Madrid de mi ciudad)
– Fieltro blanco tamaño A4
– Cartón
– Papel para patrones
– Hilo gris
Aguja, dedal, alfileres
– Máquina de coser
 
Primero doblamos la sudadera por la mitad y dibujamos el contorno en el papel de patrones, dejando unos 5 cm de ancho por delante y por detrás a la altura del hombro.
 
Recortamos y calcamos sobre la tela peluda, para obtener dos mitades que pasaremos a coser a máquina.
 
OJO! Al cortar la tela no cojáis los pelos, me refiero a coger sólo el tejido que une los pelos. Y cuando lo cosáis, no lo hagáis sobre el pelo, ir remetiéndolo hacia dentro para no pillarlo y  así no se quede una costura fea.
 
Sigamos…
 
Dibujamos en el papel unas orejas que pasamos a recortar en la tela dejándole un poco de base para coser directamente en la capucha de pelo. Necesitaréis 4 triángulos de tela, cosidos y con un trozo de cartón dentro de cada una. A dos de los triángulos podéis añadirle dos trocitos de fieltro blanco, simulando la parte interior de las orejas.
 
Para la barriga, doblamos el fieltro por la mitad y recortamos un óvalo del tamaño que nos guste. Lo cortamos y cosemos cada mitad a un lado de la cremallera de la sudadera.
 
Una vez hecho esto, cosemos por los bordes la capucha de pelo a la sudadera.
 
Para la cola recortamos un trozo del largo que queramos de la tela y lo cosemos a la parte trasera de la sudadera.
 
Para las garras, calcamos el puño y un trozo de la manga de la sudadera en el papel para patrones, dejándole un semicírculo a uno de los lados para que sobresalga de la manga. Aquí le coseremos tres triángulos de fieltro blanco. Les damos unas puntadas para unirlas a la sudadera.
 
Por último calcamos por encima los zapatos que vaya a utilizar ese día el peque y después recortamos en la tela. También recortamos 2 rectángulos de tela del ancho de la pata del pantalón. Los cosemos a máquina y ya están listos. Estos no hacen falta coserlos al pantalón, quedan bien sobrepuestos.
 
¡Pues esto es todo! Un poco de pintura al agua para la cara y ¡listo!
 
 
Ahora solo queda disfrutar del día… y de la noche, la nuestra fue productiva:
 
 
Espero que os haya gustado el disfraz y que os animéis a hacerlo, como veis puede hacerse para niños como para adultos.
 
Un saludo!
 
Si te gustó... ¡Comparte! Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Deja un comentario