El Aseo Personal para niños pequeños. Inspiración Montessori

Como ya os dije en la anterior publicación, voy a ir mostrando poco a poco cómo aplicamos la filosofía Montessori en casa.
 
Hoy os enseño nuestro cuarto de baño, bueno, la parte de Tití, que está adaptada a su altura para que pueda alcanzarlo todo.
 
Tenéis múltiples opciones a la hora de adaptar el baño a los niños, nosotros hemos optado por adaptar el bidet para él, pues no lo usábamos, pero hay quien teniendo un baño grande, se puede permitir poner una mesita con lavabo. Nosotros somos prácticos y trabajamos con lo que tenemos, pero ¡todas las opciones son buenas!
 
Deciros antes de nada que nosotros se lo montamos a Tití con un año, y que al principio se dedicaba a ir al baño para  jugar a salpicarlo todo, a beber del grifo, a meter los juguetes de baño y jugar allí con ellos… Se ponía de agua… Y se lo pasaba pipa.
 
 
Es fundamental recordarnos que están aprendiendo, que debemos tener paciencia y mirar esa carita de felicidad entre toda la catástrofe, el baño puede recogerse luego fácilmente, nosotros poníamos toallas viejas alrededor del bidet y en un momento estaba todo recogido.
 
Cuando montamos el baño le explicamos primero para que servía cada cosa, el peine, el cepillo, el jabón, etc. Pero no os agobiéis si veis que no entiende para que sirve cada cosa (se puede llegar a peinar con el cepillo de dientes), el aprendizaje se basa en la repetición, en que nos vea hacerlo a nosotros.
 
Por ejemplo: Nada más terminamos de comer le decimos “vamos a lavarnos los dientes”, al principio os acompañará al baño, pero seguramente lo que haga sea jugar con el agua o lavarse las manos. Con el paso de los días quizás coja el cepillo de dientes y le eche agua, y al cabo de otros muchos días se lo meterá en la boca,… Y así sucesivamente.
 
Realmente este ejemplo sirve para cualquier tipo de aprendizaje, es como cuando empezamos en un nuevo trabajo, el primer día es evidente que no sabremos hacerlo todo, pero con el paso del tiempo podemos llegar a ser unos expertos.
 
Con el baño adaptado os podéis llegar a sorprender un día con que vuestro Tití, con un año y medio, termina de comer y se va al baño, para lavarse la boca, o que se ensucia las maños y vaya a lavárselas con jabón… Al final nos está ahorrando a nosotros como padres tener que estar diciéndoles lo que deben hacer en el futuro, como os decía en la entrada anterior, interiorizan las actividades.
 
Pues bien, lo que incluye el baño de Tití es:
 
– Espejo con bolsillos para colgar las cosas (este es de Ikea)
– Jabón (al principio en pastilla, más adelante con dosificador, que es más complicado de manejar)
– Cepillo de dientes y pasta (para mayores de 2 años, antes con agua basta)
– Peine
– Colgador con toalla
– Váter de aprendizaje (este es de Toys´r´us)
 
 
Quiero aprovechar que os hablo de este váter de aprendizaje para deciros que se desmonta, quedando un escalón y el adaptador para el W.C. de los adultos, pero que nosotros aprovechamos el escalón para otra función, y es que a Tití le encanta la ducha, cada vez que nos veía duchándonos quería entrar, así que utilizamos el escalón (que es antideslizante) para que se siente en la ducha y así sea más fácil y seguro ducharle con nosotros.
 
Espero que os sirva nuestra experiencia, ya nos enseñaréis cómo lo hacéis vosotros.
 
Un saludo a todos los papás y mamás que me leéis… ¡Y a los Titís un beso fuerte!
 

 

Si te gustó... ¡Comparte! Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

1 comentario

  1. me encanta la curiosidad tiene,y quiere aprender todo.

Deja un comentario